jueves, 8 de marzo de 2012

INTRODUCCION A LOS MATERIALES ODONTOLOGICOS





DEFINICIÓN
MATERIALES ODONTOLOGICOS: Productos que son manipulados por profesionales del campo dental y se utilizan para el tratamiento, diagnostico y prevención de las enfermedades bucales. Durante su manipulación siempre se produce un cambio de estado sólido-líquido. En ocasiones se confunde con  MEDICAMENTO: Sustancia que, administrada a un organismo animal y metabolizada por este, sirve para prevenir, curar o aliviar una enfermedad.

ESTUDIO

El objetivo del estudio de los Materiales Odontológicos es su conocimiento, de manera que seamos capaces de usarlos correctamente. Para poder utilizar los materiales tenemos que saber cuales son, y para ello los clasificamos. Esta clasificación se hace basándonos en cómo se comportan cada uno, es decir, en sus propiedades. Las propiedades de un material no se presentan al azar, sino como consecuencia de su composición y estructura. Por todo esto, la manera lógica de enfrentarnos al estudio de los Materiales Odontológicos es comenzar por la base, aprendiendo su composición y deduciendo sus propiedades, clasificación y usos.


CLASIFICACIÓN
 Los Materiales Odontológicos se pueden clasificar atendiendo a su función o a su composición.

FUNCIÓN
Según su función tenemos los siguientes tipos de  Materiales Odontológicos:
MATERIALES AUXILIARES
Son materiales que ayudan a realizar un tratamiento pero que no van a formar parte definitiva de una restauración. Fundamentalmente son los materiales de impresión, Escayola, Ceras, Revestimientos.
BIOMATERIALES
Son materiales que van a quedar en íntimo contacto con un organismo vivo para realizar la función de algún tejido u órgano. Dentro de la odontología los biomateriales que vamos a utilizar son:

  • Materiales restauradores: Denominamos Materiales Restauradores aquellos materiales que se utilizan para sustituir la estructura dentaria perdida. Estos materiales se pueden fabricar directamente en la boca y se manipulan  en la clínica dental, o bien indirectamente, y son manipulados en el laboratorio sobre un modelo de escayola. En función de esto podemos clasificar los materiales restauradores en:
o   Materiales restauradores directos: Amalgama de Plata, Resinas Compuestas, Sistemas adhesivos, Ionómeros de vidrio, Oxifosfato de zinc, Policarboxilato, Oxido de zinc-eugenol.
o   Materiales restauradores indirectos: Aleaciones coladas, Aleaciones forjadas, Resina Acrílica, Porcelana Dental.
  • Materiales que estimulan la formación de tejidos: Hidróxido de calcio, Materiales de Regeneración Ósea, como la hidroxiapatita, y las Suturas.
  • Materiales de relleno: Gutapercha, Selladores y Pastas de endodoncia.

COMPOSICIÓN
 En virtud de su composición  tendremos:

  • Materiales Cerámicos: Yeso, Revestimientos, Porcelana, Ionómero de Vidrio, Oxifosfato de zinc, Hidróxido de calcio.
  • Materiales Metálicos: Aleaciones coladas, Aleaciones forjadas, Amalgama de plata.
  • Materiales Orgánicos: Resina acrílica, Materiales de impresión, Ceras.
  • Materiales Compuestos: Resinas Compuestas.
 REQUISITOS
Los requisitos son las  condiciones, más o menos indispensables, para que un material sirva para un fin o uso. Como cada material tiene  un uso distinto, los requisitos de cada material son muy específicos. En la mayoría de las ocasiones no existe el material que cumpla todos los requisitos necesarios al 100%. Por ello la selección del material en muchos casos puede ser muy complicada.

PROPIEDADES
 Definen el comportamiento de un material ante estímulos externos como son la luz, la carga, la temperatura etc.

SELECCIÓN
Cuando nos encontramos ante una situación clínica que requiera el uso de un material lo primero que debemos hacer es seleccionarlo. Para ello determinamos los requisitos que condiciona cada caso clínico y los comparamos con las propiedades de los materiales de que disponemos. Si existe algún material cuyas propiedades coincidan con los requisitos establecidos la decisión está muy clara. El problema es que esto raramente sucede por lo que tenemos que decidir cuales son los requisitos imprescindibles, para elegir de esa manera el material que los cumpla. Por eso en muchas ocasiones la selección del material tiene factores subjetivos porque, cuando para un dentista lo más importante es la función, para otro lo fundamental es la estética. La experiencia clínica es la que nos capacita para tomar estas decisiones.

PRESENTACIÓN
En la definición de Material Odontológico encontramos dos conceptos claves, su manipulación por un profesional y su cambio de estado. El cambio de estado es el paso de un material de estado líquido a estado sólido. Este cambio de estado es fundamental para darle una determinada forma al material, de manera que en estado liquido (mas o menos viscoso) el material se modela y, una vez conseguida la forma adecuada, se le hace cambiar a estado sólido (mas o menos resistente e indeformable, según los requerimientos). El mecanismo que induce al cambio de estado puede ser físico, como la solidificación, o químico como el fraguado. Esto hace que el fabricante nos proporcione el material en dos partes para que, al juntarlas, cambien de estado. Denominamos presentación a la forma en la que el fabricante nos proporciona el material, y puede ser polvo-líquido, pasta-liquido, pasta-pasta, sólido o pasta.

MANIPULACIÓN
La manipulación es la fase del trabajo odontológico en la que se prepara el material hasta su colocación en la boca. Consta de varias fases:

DOSIFICACIÓN
Consiste en coger las cantidades adecuadas de cada componente. Según sea  la presentación del material la dosificación será distinta. Actualmente muchos materiales vienen predosificados en capsulas con los componentes separados por una membrana que rompemos cuando vamos a manipular el material.

MEZCLA
Consiste en poner en contacto las dos componentes del material. Se suele hacer con una espátula y con movimientos circulares. También hay presentaciones de materiales con mezcla automática.

ESPATULADO
La mayoría de los materiales son difíciles de mezclar, teniendo en cuenta que la mezcla debe ser tan íntima como para que se produzca una reacción química. Se estima que para que se produzcan estas reacciones la distancia entre átomo o moléculas no ha de ser mayor de 0,007 micras. Para conseguirlo se realiza el espatulado, que consiste en comprimir el material entre dos superficies rígidas. Estas superficies pueden ser las manos, una espátula y un cristal, o una espátula y una taza. Otra función del espatulado es la extracción de las burbujas de aire que quedan atrapadas en el interior del material, especialmente si la forma de presentación es polvo-liquido.

COLOCACIÓN
Consiste en coger el material ya preparado y llevarlo a su ubicación definitiva. Para ello se utiliza un instrumental específico y adecuado a la consistencia del material y al tamaño y accesibilidad del lugar de destino.

FRAGUADO
Es el cambio de estado del material. Aunque el fraguado empieza desde que se ponen en contacto ambas porciones del material, esta primera parte del fraguado tiene que ser imperceptible, para que la viscosidad del material no aumente y no dificulte su colocación. Una vez colocado es cuando el fraguado se hace más importante y la viscosidad aumenta hasta convertirse el material en un sólido. Para que este cambio se produzca sin interferencias es necesario el reposo absoluto del material,  debiendo evitándose, incluso, las pulsaciones del dedo sobre el mismo. El fraguado se manifiesta con la solidificación y endurecimiento aparente del material, pero realmente es una reacción química que puede durar mucho más tiempo (días o meses) y finaliza cuando se consuman todos los elementos reactivos. Esto nos hace dividir el fraguado en Fraguado Aparente, que es cuando el material desarrolla las suficientes propiedades mecánicas como para poder funcionar, y el Fraguado Real, que es cuando termina la reacción química. Esta dinámica en el fraguado nos determina una serie de tiempos que son muy importantes de tener en cuenta en la manipulación correcta del material 

·         Tiempo de mezcla: Desde que se ponen en contacto las dos partes del material hasta que lo tenemos preparado para su colocación. Incluye mezcla y espatulado.          
·         Tiempo de manipulación o de trabajo: Es el tiempo que tenemos para colocar el material en su ubicación definitiva. Durante este tiempo la viscosidad del material no aumenta.
·         Tiempo de fraguado aparente o Tiempo de fraguado: Es el tiempo desde que se ponen en contacto las dos partes del material hasta que este desarrolla adecuadas propiedades mecánicas para que funcione. Incluye mezcla, espatulado, colocación y fraguado aparente. Restándole a este tiempo el tiempo de mezcla y el de trabajo determinamos el tiempo que tenemos que esperar, sin mover el material, para que fragüe correctamente.     
·         Tiempo de fraguado real: No suele tener interés en la manipulación, ya que se prolonga mucho mas allá de que tengamos nuestra técnica clínica terminada y el paciente fuera de la consulta. Sería el tiempo que pasa desde que se ponen en contacto los componentes hasta que termina por completo la reacción química.
 A partir de este punto de la manipulación, esta varía mucho de un material a otro siendo estas características más dependientes de la técnica clínica.

LIMPIEZA
Una vez terminada la manipulación del material es necesario limpiar el instrumental utilizado. Para ello es importante dos factores: disolver y arrastrar. Para la disolución es necesario utilizar un solvente del material a limpiar.  Se utiliza el agua para los materiales hidrosolubles y solventes orgánicos, como el alcohol, éter o el cloroformo, para los que no lo son. El arrastre puede hacerse con chorro de agua, agua a presión o instrumentos suaves como un trapo o bayeta. Dependiendo de la dificultad de la limpieza, hay materiales que nos interesa limpiarlos antes de fraguar (cementos dentales, escayola) y otros después de fraguados (materiales de impresión). El paño para la limpieza no debe se abrasivo ya que si se ralla el instrumento que estamos limpiando se va a ensuciar mas cuando lo volvamos a utilizar, por lo que nos costará mas limpiarlo y se establece un circulo vicioso que hace que el instrumental se deteriore en muy poco tiempo.

ALMACENAMIENTO
En general, los Materiales deben estar ordenados por usos y dentro de ellos, por orden alfabético o por  fechas de caducidad. Los materiales deben guardarse con los botes limpios y bien cerrados, con sus instrucciones de manipulación. Nunca debemos tirar las cajas donde viene la fecha de caducidad. El almacenamiento de los Materiales Odontológicos  varía según su naturaleza, ya que diferentes estímulos del medio dañan especialmente a distintos materiales.

  • Humedad: Todos los materiales presentados en polvo tienden a absorber la humedad ambiental, por lo que es necesario almacenarlos en lugares secos y en recipientes herméticos y de metal o de plástico, para que no entre la humedad.
  • Calor: Los materiales de naturaleza polimérica tienden a polimerizar con el incremento de la temperatura. Todos estos materiales suelen tener en sus instrucciones: almacenar a menos de 25ºC. Esto quiere decir que en la época de verano, sin aire acondicionado, la temperatura ambiente es mayor de 25ºC por lo que debemos almacenarlos refrigerados en la nevera. Cuando llegue el momento de utilizarlos, tenemos que sacarlos con tiempo de la nevera ya que si los utilizamos muy fríos la polimerización va a ser incompleta.
  • Luz: todos los materiales fotopolimerizables tienen que ser protegidos de la luz. En general, estos materiales vienen en botes oscuros y opacos para evitar el paso de la luz pero tenemos que tener especial precaución en que los botes estén bien cerrados.
 En general la luz y el calor aumentan la reactividad química por lo que ningún material debe exponerse a altas temperaturas o al sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada